Blog de Juan Carlos Viloria Guillén

Liderazgo en los negocios y la vida

Que es ese poder y como desarrollarlo efectivamente.

En un mundo que cada vez avanza más rápido, exigente, que la competencia crece más, es muy importante formar líderes o desarrollar habilidades para influir más en nuestro entorno. Así como derribar mitos; entre ellos que el conocimiento es poder o que si soy bueno como vendedor eso me da autoridad para ser bueno como jefe de ventas. Las múltiples teorías nos ha “infoxicado”, nos brindan tantas definiciones de liderazgo que llevan a tener organizaciones o profesionales confusos,  y no alcanzar objetivos deseados.

El liderazgo significa “influencia”, capacidad para influir en otros hacia un objetivo de beneficio mutuo. Debemos ser conscientes del poder del mismo y como ejecutarlo, que depende de múltiples factores, como si fuera de un tablero de avión. Por ejemplo: una persona introvertida influencia a miles de personas a lo largo de su vida, hay grandes líderes que son buenos comunicadores y otros son malísimos comunicando pero logran influenciar a un grupo o sociedad. Que un reloj dentro del tablero funcione mal, o no lo tenga, no quiere decir que no se alcance el objetivo, se basa en la habilidad del individuo para saber rodearse de personas clave, conocer sus propias fortalezas y debilidades.

Durante muchos años y en experimentos de la psicología social en sus inicios, se intentaba descubrir cuál era el liderazgo más efectivo, se clasificaron como: liberal, autoritario y democrático. De ellos el de mayor resultado fue el democrático, ya que el liberal no daba grandes resultados y el autoritario era muy productivo (mientras el líder supervisaba) pero negativo al no recibir supervisión. Pero esas teorías pueden caer, ya que no solo depende de un estilo de liderazgo, sino el entorno en el que se aplica.

Por tanto, podemos sacar en claro que el liderazgo se basa en múltiples habilidades, conocer mis puntos fuertes, conocer mis puntos débiles, así como mi forma de trabajar dependerá del entorno o circunstancias que enfrente.

Muchas veces surgen preguntas si el líder nace o se hace, creo que ambas cosas son necesarias, pero el talento no se hereda, hay que cultivarlo y trabajarlo. También no es necesario sr el más fuerte, parafraseando a Darwin “no es la especie más fuerte o más inteligente la que sobrevive, sino aquella que mejor se adapta a los cambios”, lo mismo sucede en las personas u organizaciones, no es la organización más grande,  fuerte o de mayor poder económico la que sobrevive, es la que mejor se adapta a los cambios y tenga capacidad de ser flexible al futuro.

El no tener conceptos claros, muchas veces impiden cumplir nuestra misión efectivamente, sin darnos cuenta influimos a nuestras familias, a nuestros vecinos, amigos, hijos, nietos, sobrinos, compañeros de trabajo y en algunos casos hasta en la sociedad, así como ellos nos influencian a nosotros. En parte nuestra personalidad, forma de ser o comportamiento; es creada por las personas que influyeron desde niños en nosotros.

En las organizaciones la influencia se puede clasificar en 5 escalones según algunas teorías, cada uno con características muy importantes, que van sumando a un líder herramientas y consejos muy poderosos.

1 – La posición

2 – Las relaciones

3 – Los resultados

4 – El desarrollo Humano

5 – La personalidad

Estos escalones tienen variaciones con todas las personas, para algunas personas estaremos en un liderazgo 1 y otros en liderazgo 4, depende el vínculo que se genere con cada uno.

1 – En un primer escalón tenemos los liderazgos por posición o título, Es el nivel más bajo. La única influencia proviene del título que la persona tiene o posición dentro de una organización. Es el jefe que ejerce su autoridad basado solamente sobre su título o porque su nombre está en un cartel en la puerta de su oficina. Dice: “Yo soy el jefe, yo soy el que manda aquí”

Pero como su influencia solo proviene de su posición, es muy inseguro o su poder es limitado. Si le quitan la credencial, se le quita toda influencia. Algunos tipos de estas personas se sienten amenazadas por cualquier persona que parece desarrollarse como persona o como líder, buscan restringir información o limitar a otros su conocimiento. ¿Por qué? Porque siente que si uno lo hace mejor, pueden perder su posición y su “liderazgo”.

2 – Los liderazgos por relación generan vínculos, y logran ser más efectivos que el anterior. Son relaciones creadas con las personas a nuestro alrededor. Es el nivel en la cual las personas saben que son importantes para usted e influye por ese modo. No solo le sigo porqué es mi jefe, ha generado un vínculo que me genera afecto o respeto…

El buen liderazgo comienza y florece con relaciones significativas, generando vínculo y desarrollando empatía, porque todos nosotros tenemos una parte emocional. Un 90% de nuestras decisiones son emocionales, hasta en campos tan racionales como la economía o finanzas.

3 – En un tercer nivel tenemos liderazgo por resultados. En este, las personas se unen para lograr una misma meta u objetivo. Es aquí donde se empiezan a conocer los verdaderos líderes y el potencial de llegar lejos. Algo que resalta en este nivel es la integridad del líder. Lo que el líder dice, él lo cumple. Porque de otra manera, no habrá razón para llegar al objetivo.

El no alcanzar objetivos o ser improductivos, empieza a erosionar la imagen del líder, pierde poco a poco la influencia sobre el grupo. El liderazgo es como la confianza, requiere tiempo para generarla, pero una vez que se pierde cuesta mucho volverla a obtener.

Llega un momento en todo liderazgo que se debe ver resultados. No se puede dirigir por solo dirigir. Debe haber un destino, debe haber un propósito y alcanzar resultados. Debe existir meta y estrategia.

4 – En los niveles de desarrollo humano un buen líder se distingue de los demás cuando empieza a desarrollar a las personas que le rodean. Él toma a los suyos y los eleva del lugar donde están a un nivel superior. Él tiene confianza en sí mismo y no tiene temor de que otra persona se pueda desarrollar más allá de él. En este nivel, el líder quiere ver un verdadero desarrollo del potencial que hay en los que le rodean.

Cualquiera puede ejercer su poder sobre las demás personas, pero un líder hace surgir poder en los demás. Cualquiera puede mandar a otro, pero un buen líder capacita a otros para que puedan cumplir con su labor.

Hay un crecimiento en los que le rodean, su equipo se vuelve fuerte, lo que significa que hay un crecimiento en el líder también. Los mejores líderes no solo dirigen seguidores, sino que preparan nuevos líderes.

5 – El nivel más alto que puede llegar una persona es el liderazgo basado en el nivel personalidad o trayectoria, ya que las personas te siguen tan solo por quien eres tú. Te has probado, la gente ha visto tu integridad, tus logros, has admitido tus errores, has creado relaciones y ahora la gente te sigue por quien eres. Y ciertamente este nivel no se alcanza en días sino que toma mucho tiempo.

Es importante notar que mientras más alto se llega, mayor es el nivel de compromiso o responsabilidad. Y no importa cuán alto se suba, nunca se debe abandonar la comunicación interna, el vínculo, y cuanto más alto se llegue, mas deben existir valores como la empatía, humildad o servicio.

Y PODER DEL LÍDER

No solo hay que ser, también parecer es un punto importante del líder en una primera etapa. Nadie confiaría en un asesor financiero que no demuestre prosperidad, y subiendo la apuesta, no confiaría las finanzas a nadie que tenga menos que yo. Las personas siguen a líderes más fuertes o más inteligentes que ellos mismos, nadie nivel 20 sigue a alguien nivel 10 por mucho tiempo, por lo general las personas siguen a alguien que le ayude a crecer, para eso lo deben ver como alguien más fuerte, más capacitado, más hábil para enfrentarse a los desafíos u objetivos que busca alcanzar.

EN RESUMEN

Para redondear este trabajo, sabemos que todos influimos en mayor o menor medida, que nuestras responsabilidades están desde que somos conscientes del poder de nuestros actos y conocimiento, sabemos que los buenos lideres desarrollan a sus seguidores, generan vínculo, así como aman a su prójimo. No solo hay que ser, también parecer, y para liderar debemos estar entrenándonos constantemente para que cuando las personas, empresas u organizaciones busquen un líder, encuentren en nosotros la persona adecuada para alcanzar sus objetivos. Cuanto más lideres positivos hallan en esta sociedad, la transformación a una nueva sociedad, será más real.

Por: Paul W. Dorrego.

cainem.com

Blog Juan Carlos Viloria Guillén


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: